En Ecuasol, como ya habrás leído, trabajamos regularmente en temas de protección del medio ambiente, reciclaje y otros medios de acción para hacer de nuestro planeta un lugar mejor. Cuando preguntamos a los niños cómo podríamos reciclar y reutilizar nuestros residuos cotidianos, la respuesta fue clara. “¡Podemos llevar nuestra basura a la fundación para hacer manualidades! “

Sin dudarlo, ¡estamos de acuerdo con ellos! Entre todos creamos varios juegos con materiales reciclados para combinar la conciencia ecológica con el desarrollo de la creatividad. 

¡Les proponemos cuatro juegos creativos y ecológicos para hacer con los niños! No se necesita mucho, solamente, cartón, vasos, botellas de plástico y otros desperdicios cotidianos.

EL SJOELEN

El sjoelen, también llamado billar holandés, es un juego que requiere paciencia, habilidad y precisión. Normalmente consiste en un marco de madera largo, cuyo extremo está dividido en compartimentos numerados del 1 al 4. 

El objetivo es deslizar los discos uno a uno en estos compartimentos, haciéndolos resbalar mediante un movimiento de muñeca con el objetivo de hacer el mayor número de puntos posible. Armado con 30 discos, ¿quién será el más preciso? 

Es un juego sencillo y divertido que se presta perfectamente a la competición, ¡y puede reinventarse introduciendo variaciones!  Mano izquierda, mano derecha, tapando los ojos, ¡las posibilidades son numerosas!

Llevar la puntuación es muy fácil: si cada casilla contiene al menos un disco, el jugador se anota 20 puntos, si cada casilla contiene al menos 2 discos, se anota 40 puntos y así sucesivamente.

Cada disco restante vale el número indicado en la casilla.

¿ Cómo hacerlo en casa ? 

Es muy sencillo, especialmente para los amantes de la pizza. Hicimos la nuestra con una gran caja de cartón directamente llegada de una pizzería, en la que colocamos un suelo de plástico con efecto de parqué. Con restos de cartón y pegamento, construimos cada uno de los 4 compartimentos, recortamos 30 discos de unos pocos centímetros de diámetro y ¡ya está! 

¡Lo único que tuvimos que hacer fue pintarlo y decorarlo antes de jugar juntos!

EL HOCKEY DE MESA

El hockey de mesa es otro juego de habilidad, pero esta vez requiere velocidad. Enfrentados, los oponentes tienen que disparar sus discos lo más rápido posible hacia el campo contrario, hasta que su lado esté vacío de todas las fichas. Cuidado, la muesca para pasar al lado del enemigo es pequeña y habrá que apuntar bien, ¡sin por ello tardar demasiado!

Y cómo lo ago ? 

Nada complicado, una vez más una caja de pizza u otra forma similar servirá perfectamente. Lo único que tienes que hacer es poner una superficie lisa y resbaladiza en el cartón, cortar una barra central con una muesca de 5 o 6 centímetros y pegarla en el centro del cartón abierto. Para los discos, sólo tienes que cortar 10 discos pequeños de cartón.

Podrás decorar a tu gusto, antes de disfrutar de muchos juegos divertidos.

EL LANZAMIENTO DEL ANILLO

¡Volvamos a la infancia! ¿Quién nunca ha jugado a lanzar anillos en el colegio o en su primera feria? 

El jugador lanza los aros, y los puntos se anotan cuando el aro entra en el palo. En principio, el juego parece para niños, pero tendrás que ser muy inteligente para conseguir la mayor puntuación posible.

Utiliza rollos de papel higiénico, cinta adhesiva y una base sólida para hacer el poste. Une los rollos para formar una torre, únelos a una base (conos, cubeta…) y rellena con un peso como la grava. 

Utilizando cartón, primero se recortan círculos de buen tamaño, antes de retirar el centro. ¡Ahora tienes todo lo que necesitas para saber quién será el más hábil de la casa!

SERPIENTES Y ESCALERAS

Le jeu des serpents et des échelles est un jeu de société issu de la tradition bouddhiste désormais devenu culte, que l’on retrouve désormais dans beaucoup d’armoire à jeux ! Sur un plateau numéroté de 1 à 100, des échelles accélèrent notre ascension, tandis que les serpents nous font redescendre. Cet imaginaire est en fait une représentation de la vie : les échelles correspondent à des vertus, comme la patience ou la tolérance qui nous élèvent, alors que les vices des serpents (égoïsme, haine) nous rabaissent. 

C’est un jeu éducatif, simple et divertissant pour les plus petits, et surtout simple à réaliser. Il suffit d’un grand carré de carton, sur lequel on trace 100 cases égales, que l’on peut peindre en alternant les couleurs. Il faut rajouter les serpents et les échelles avec les vertus ou vices correspondants, et nous sommes déjà prêts à jouer !

El juego de las serpientes y las escaleras es un juego de mesa de la tradición budista que se ha convertido en un culto, y que ahora se puede encontrar en muchos gabinetes de juegos. En un tablero numerado del 1 al 100, las escaleras aceleran nuestro ascenso, mientras que las serpientes nos hacen bajar. Este juego imaginario es en realidad una representación de la vida: las escaleras corresponden a las virtudes, como la paciencia o la tolerancia, que nos elevan, mientras que los vicios de las serpientes (egoísmo, odio) nos hacen caer. 

Es un juego educativo, sencillo y entretenido para los más pequeños, y especialmente fácil de hacer. Todo lo que necesitas es un gran cuadrado de cartón, en el que dibujas 100 cuadrados iguales, que puedes pintar alternando los colores. Hay que añadir las serpientes y las escaleras con las correspondientes virtudes o vicios, ¡y ya estamos listos para jugar!

Con estos cuatro juegos tan diferentes, conseguimos reducir nuestros residuos no procesados, concienciar a los niños sobre el reciclaje y desarrollar su creatividad y sus habilidades manuales. Se trata de un enfoque especialmente interesante, ya que crea un vínculo entre los niños y el juego que crean, a la vez que aprenden a hacer y construir cosas ellos mismos. 

Descubren pronto: el antiplástico SOS-Ouistiti, el Hombre Lobo casero, el minigolf de interior y muchos más.